Ahora Cancún

Hace unos días, al terminar mis clases de inglés, estaba regresando a mi casa, cuando de pronto escuché en las noticias el terrible incidente que sucedió en Cancún, que ha aterrorizado a su gente y alertado al gobierno, una institución que debería de estar muy preocupada por el destino de nuestra perla caribeña.

Hace un par de días, sucedió un incidente similar en un club nocturno en Playa del Carmen, un bar que yo solía frecuentar mucho en años pasados, algo que significa que la situación se está saliendo absolutamente de control en la región.

playa2

Después de todos los problemas que tenemos en México, ahora resulta que ya también tenemos terrorismo como en los países de Europa, quienes van derecho a la perdición y desaparición; no obstante, su situación es distinta, ya que económicamente son mucho más prósperos que México.

Debemos de entender la gravedad de esta situación, ya que un país donde abunda la pobreza simplemente no puede tener terrorismo, ya que esta combinación da como resultado una situación que hunde a un país a los lugares más bajos del tercer mundo, solamente porque no existe un cuarto.

Muchas personas, cuando hablo de la actividad del narco como terrorismo, se indignan y dicen que no podemos comparar las acciones del narcotraficante con aquellas de los terroristas; sin embargo, penosamente siento decir que es exactamente lo mismo.

Terrorismo es un acto o una cadena de ellos que cause pánico o terror entre la población afectada, además de ser una actividad donde mueren civiles, como bien es el caso de los narcotraficantes, cuya violencia sale de la obscuridad cuando la gente está desprevenida  y acaba con civiles y autoridades.

Lo que más me preocupa es cómo existe un gran sector de la población mexicana quienes apoyan a la acción del narco, viéndoles como temerarios, quienes imponen justicia por sus propios medios, además debido a que supuestamente ofrecen a muchas personas cosas que el gobierno no ofrece, ignorando que en gran medida el gobierno y el narco son uno mismo.

playa3

Las acciones de los narcotraficantes son cobardes y turbias, que terminaran acabando con lo único bueno que queda en México, que es nuestro turismo, y traerán una ola miseria al país, de la cual  será sumamente difícil salir, especialmente  con la dirección que tenemos en este país.

Pronto, si la situación no toma un giro radical, se podría dar un caso en el cual México se encuentre en un verdadero estado de guerra, donde sea necesario el toque de queda y el remplazo completo de la policía por las fuerzas armadas y la marina, quienes ejecuten a cualquier persona que muestre cualquier índice de sospecha.

La guerra con el narcotráfico lleva más de 10 años y es una guerra que el ejército no ha podido ganar por medios convencionales por lo que, si esto sigue así, el ejército deberá tener medidas de guerra absoluta.