Tu colchón y el dolor de espalda

El dolor de espalda puede mantenerte despierto durante la noche, te impide disfrutar de una buena noche de sueño y se deshace de la energía de tu día.

La principal causa de dolor de espalda en la cama es la mala postura, al igual como pasa con una persona se sienta en el trabajo o pasa al dormir por la noche.

Entre las vértebras de la columna vertebral están los discos intervertebrales, que se rehidratan por la noche (razón por la cual somos más altos por la mañana y parte de la razón de que los ancianos pierden altura a medida que envejecen).

Y una mala postura puede prevenir la rehidratación de los discos.

Unidos a la vértebra se encuentran grupos musculares más pequeños, como el erector de las espinas, y músculos grandes como el trapecio.

Una postura deficiente puede poner los músculos en posiciones incómodas que pueden causar irritación durante un período prolongado de tiempo, lo que resulta en dolores.

Si bien hay varias causas de dolor de espalda, un pequeño número resultan ser graves problemas de salud.

Sin embargo, entre las posturas que solemos tener durante el día ocasionan que nuestra espalda sienta tensión y dolor en consecuencia. Por ejemplo:

  • Al encorvarse hacia atrás y/o apretar el teléfono entre el cuello y el hombro
  • Picar con tu barbilla el pecho cuando estás en un ordenador
  • El mantener los hombros redondeados (un signo que tu espalda necesita fortalecerse)

Prevención del dolor de espalda en la cama

Con el fin de prevenir el dolor de espalda entando ya acostados en la cama, es con el cuidado de tu postura, lo cual es esencial.

Un gran comienzo es dormir de tu lado derecho, con las rodillas ligeramente dobladas. La colocación en el lado derecho es buena para el flujo sanguíneo, ya que tiene el pulmón izquierdo más pequeño y ligero descansando sobre el corazón en esta posición, maximizando el flujo sanguíneo.

Asegúrese de que la brecha entre el hombro, el cuello y la cabeza se llene con una almohada, de modo que la columna vertebral y el cuello tienen una buena alineación. Imagina  cómo tu cuello se sienta verticalmente en línea con el resto de la espina dorsal cuando estas sentando y parado.

La profundidad de la almohada es clave aquí, y la firmeza o suavidad es de preferencia personal. Otro factor que te ayudará a descansar muy bien es el colocar una almohada justo entre tus rodillas.

Tu colchón y el dolor de espalda

Cuando se trata de comprar un colchón adecuado, es importante obtener el soporte correcto para la columna vertebral.

Los tamaños de colchones al igual que su confort son esenciales. Un colchón que es demasiado duro puede poner demasiada presión en las áreas donde se sienten molestias, mientras que un colchón que es demasiado blando no proporcionará apoyo para las áreas que lo necesitan, lo que permite a la columna vertebral pasar largos períodos en posiciones pobres y malsanas.

Las personas que sufren de dolor lumbar le puede ayudar muy bien el contar con un colchón tipo espuma de memoria, ya que esto proporcionará el apoyo donde es necesario.

Siempre es una buena idea probar cualquier colchón potencial en primer lugar para comprobar que te apoya de la manera correcta.

En cuanto a la cama en sí, es importante recordar que la altura de la cama puede desempeñar un papel importante en la prevención del dolor de espalda.