El ataque

Hace unos días tuvimos la dicha de recibir unos préstamos online, para pagar unas deudas que teníamos con el personal de muchos de nuestros restaurantes, debido a que nuestros proveedores de pronto subieron considerablemente sus precios y nos agarraron desprevenidos en el momento en el que menos lo necesitábamos.

Al término del día y al llegar a mi casa escuché una noticia que me alarmó sobremanera, una noticia que esperaba nunca jamás escuchar, debido a que ésta representa el peligro más grande que ha tenido el mundo desde la Crisis de los Misiles en la década de los años sesenta.

El asunto es que la armada norteamericana lanzó un fuerte ataque contra una base aérea del gobierno sirio, con el objetivo de prevenir un nuevo ataque con armas químicas a los civiles en aquel país.

El gran problema es que la siria  de Assad es aliada incondicional de la Federación Rusa, un país que tiene una enorme presencia militar en aquel país y a quien ha prometido defender con todas sus capacidades en la eventualidad de un ataque proveniente de cualquier poder extranjero.

No olvidemos que la Federación Rusa es el país con mayor poder de ofensiva nuclear en el mundo, contando con 7,600 misiles nucleares listos para ser utilizados en cualquier momento y contra cualquier enemigo que presente una amenaza similar, como lo son los Estados Unidos de Norteamérica, un país que cuenta con  6,550 misiles nucleares listos para ser utilizados contra poderes como China, Corea del Norte y Rusia.

Muchos reportes indican que los norteamericanos notificaron a los rusos con dos horas de anticipación de los ataques, para que tomaran precauciones, para mantenerlos fuera de peligro y para evitar una tragedia mayor de la que el mundo pueda soportar tras sus consecuencias.

El ataque de ayer sigue siendo un enigma para el mundo, debido a que el gobierno de Moscú aún no ha respondido con claridad sobre qué es lo que hará en respuesta a este ataque y para defender a su gran aliado en Medio-Oriente, algo que la prensa mundial aún sigue esperando, ya que de eso dependerá mucho del futuro del planeta tierra.

Rusia ha dado contestaciones menores, como la suspensión  del acuerdo de no agresión que tenían con los norteamericanos y condenando el ataque como una intervención, pero nada más.

Sin embargo, eso es un acto normal en el modo de operar del mandatario ruso, quien siempre ha preferido actuar y no hablar, siendo esto por lo que han podido conseguir todo aquello que han conseguido desde el año 2000.

Desde mi punto de vista, el mandatario ruso triplicará su presencia militar en la región, donde instalarán sofisticados sistemas antiaéreos que compliquen todo tipo de ataque aéreo y restablezcan el poder de Assad de nuevo, para poder continuar con sus planes.

Veamos qué es lo que sucede.